jueves, 21 de marzo de 2013

Capítulo 6 - Planificadora


A veces me pregunto cómo cambia la idea que tienes de alguien en tan pocos encuentros, cómo las primeras impresiones cambian categóricamente a medida que avanza el tiempo o vas conociendo más a las personas, así me siento con relación a Giles/Tuto, no lo conozco muy bien, pero lo suficiente como para saber que es un cabezota, que el encanto y misticismo que lo rodeó en nuestros primeros encuentros era una especie de show, algo para que yo me mantuviese pensando en él, funcionó bastante bien a decir verdad, pero ahora solo lo puedo ver como una especie de hermano mayor muy antipático y con delirios de grandeza.
Si analizo esto en frío, me da la impresión que los guardianes deberían ser una especie de tutores, como viejos bibliotecarios con mucha sabiduría, como el Giles de Buffy, no como el Giles que me toco a mí, un tipo que ciertamente me dejo con los nervios de punta.

De cierto modo es bueno que haya desparecido esa atracción que sentía por él, si no lo puedo volver a ver es mejor así, no puedes sentir nada por alguien que sólo va a vivir en tus sueños, o el limbo en este caso, además si es mi guardián (aun es muy extraño decir esa palabra y pensar que es cierta) debe guiarme y tenemos que ser un equipo, no puedo andar babeando por él, hay que estar a la altura.
No he sacado nada en limpio aun, nuestro encuentro esa noche fue extraño, tranquilizador y a la vez desesperante, resolví la mayor de mis preocupaciones, mi salud mental estaba intacta, pero surgieron nuevas preguntas, ¿qué es lo que está pasando?, ¿qué es este lio de alfiles y guardianes?.
Ahora sé que es real, pero saberlo no es igual a creerlo, a sentirlo, y yo no lo siento, siento como si me hubiesen metido en una película y dado un guión sin saber nada de actuación, como si hubiese algo que me falta.
El se veía tan cómodo y divertido al mismo tiempo, como si supiera y creyera con cada célula de su cuerpo que es un guardián, no como si alguien se lo hubiese dicho hace poco, como si siempre lo hubiese sabido.
Una voz me despertó de mis pensamientos, había estado mirando la misma taza de café por 10 minutos.
- ¿Aixza?, ¿Aixza?, ¿mujer estas bien?, ¿dónde tienes la cabeza últimamente?, pásame eso yo lo llevare-
Y Tania tomó mi bandeja y la llevó hacia el cliente, pero al minuto se regresó para cambiar el café que ya estaba frío, ofreciéndoles a los clientes mil disculpas y que no se preocuparan, el dueño sabría que sus empleados se dedican a soñar despiertos en la mitad de la jornada.
Volvió a la barra y Javier le cambiaba el café, mientras se hacía me miró con una cara divertida.
- Ya, cuéntame!, quien es?! -
- Ah?-
- Quién es!!!, quién te tiene soñando despierta, reconozco a alguien que está soñando despierta a kilómetros! y tú estás más que soñando, estás viviendo un sueño!- Tan dramática que es esta mujer a veces, pero me hace reír y me regresa al mundo real.
- Jajá, nadie mujer, solo sacaba cuentas, este mes la gente anda menos adicta a la cafeína y eso que hace bastante frío, creo que tendré que apurar a Rafael con la patente de alcoholes - Respondí tratando de hacerme la loca, y pasar a un tema que sé que le interesaría.
- Si no lo apuras tú, lo apuro yo!- dijo contenta, pero me conocía muy bien, sabía que no estaba pensando en eso, me lo sacará más tarde a mil preguntas como suele hacerlo.
- O yo!, al menos así Camila no pensara que sólo soy un cafetero, además seré Barman, tener un novio Barman es más Cool que uno que juega con una maquina de café todo el día- Se unió Javier a la conversación, sosteniendo el café de Tania y entregándoselo.
- Qué no le basta con uno que será Abogado?, búscate una mujer menos complicada mejor, alguien como yo por ejemplo!- Comentó Tania guiñándole un ojo mientras se daba vuelta para ir a dejar el café.
- Conociendo a Tania yo voto porque sigas con Camila mejor, menos drama - Le dije lo suficientemente fuerte como para que ella escuchara, y lo hizo, nos miro con una sonrisa maliciosa, como si le dijeran que no podía tener un dulce que quería mucho pero pensaba conseguirlo de todas formas. Yo sé que no le interesa Javier, sólo le gusta molestarlo y hacer enojar a Camila, a la cual realmente detesta.
Es divertido tener una verdadera Drama Quien justo en tu lugar de trabajo, hace todos los días divertidos, este ambiente es el que me hace querer venir todos los días y servir mesas, aunque no necesariamente tenga que hacerlo, es lo bueno de ser la dueña.
- Y yo conociéndote a ti, sé que no podrás ocultarle mucho tiempo quien te tiene soñando despierta, pero como no es asunto mío y no quiero que la jefa me eche a patadas por intruso no voy a preguntar- Dijo sonriendo y se fue a limpiar la cafetera.
Sé muy bien porque contrate a Javier, es agradable y calmado, alguien que te gusta tener cerca, además de que ayuda a Rafael con las partes legales, los contratos y cosas que a mí me aburren. Fue mi primera contratación, Rafael no cuenta porque él me ayudo desde el momento que hice la primera mención, así que en realidad nunca lo contrate. Cuando vi a Javier dije, “El se ve amable” y no entrevisté a nadie más.
No ha cambiado mucho desde que lo contrate, es casi tan alto como Rafael, pero a diferencia de este que tiene el pelo rubio ceniza y ojos pardos, el de Javier es Negro azabache y ojos tan azules que parecen violetas a ratos.
Tania por otro lado llegó hace 6 meses, pero se acopló a todos nosotros perfectamente, es una bomba de energía con su pelo colorín, pero no rojo ardiente sino que más oscuro, un tono que se ve muy poco, no es como el fuego, el suyo es más como la sangre, y sus ojos son de un café tan oscuro que parecen negros. Llegó un día y vio la cafetería llena y a mi haciendo equilibrio con tres bandejas, tomó una, la entregó y me dijo “Creo que necesitas otra camarera, yo que soy muy buena persona te recomiendo... a mi misma!” y me dejó su número teléfono en una servilleta. A la semana de trabajar con nosotros parecía que llevaba años.
Mi pelo café cobrizo hace que tengamos una variedad de cabezas de lo más llamativa, más de una persona ha preguntado si los tonos de nosotros son a propósito, porque ninguno tiene un tono igual que el otro, y para colmo mis ojos son verdes, entonces de verdad parece más que una divertida coincidencia, hasta que llega el turno de tarde y aparece Camilo, que tiene cabello castaño oscuro  y ojos cafés.
Le digo a Rafael que iré a dar una vuelta, y que quizá no vuelva, que quiero ir de compras, lo cual no era cierto. Él me miro con cara de sospecha, porque sabe que no me gusta ir de compras pero no me dijo nada.
Decidí caminar sin rumbo por un rato, me encanta caminar cuando hay viento, no hacía tanto frio así que era muy agradable, un buen clima para sacar cosas de tu cabeza, y ciertamente yo tenía bastantes en ese momento.
Lamenté no llevar mi cámara, el parque en Otoño es un escenario precioso, las hojas cayendo de los árboles, y los tonos tierra en todo, los árboles, el suelo lleno de hojas secas formando una cubierta sobre el césped, es de verdad un bonito lugar para pensar, o simplemente flotar.
Los recuerdos de la noche anterior aún estaban frescos en mi retina, y la indicación de Giles también (No puedo seguir llamándolo Tuto), pronto tendría mi primera misión, de hecho tendría dos misiones, una como planificadora y la otra como ejecutora.
Cuando bostece una ansiedad nerviosa se apoderó de mi, temí desvanecerme de un momento a otro como pasó cuando derramé el café, pero también quería ver qué pasaba, cuál sería esta misión, que tendría que hacer, sería capaz de completarla?, que pasa si fallo?. El dijo que una misión sería como planificadora y la otra como ejecutora.
No sé porque pero creo que mi primera misión será como planificadora, él dijo que los planificadores eran más estratégicos, que no tenían contacto directo con las personas. Claramente mi misión de prueba era de ejecutora, que más contacto que derramar un café directamente sobre la persona, pero como planificadora que había hecho?, quizá tirar una cascara de plátano al que llevase un café cerca del estafador, o encerrarlo en el baño, no, eso habría sido directamente ejecutar. Sólo espero que mi misión no sea derramar más líquidos calientes en la gente.
Volví al departamento cuando comenzó a atardecer, Luisa, que seguía enojada conmigo por andar en las nubes, me esperaba en la cocina rígidamente sentada junto a su plato de comida, y mirándome de forma reprobatoria, como esperando que me avergonzará por retrasar tanto su comida.
Mirando a mi gata detalladamente pareciera que tuviese noción de lo que está pasando, mirando todo con esos ojos filosos, si no la tuviese desde que ella nació, pensaría que no es normal que un gato sea más sabio que tu.
Mi padre me la regaló hace 6 años, cuando cumplí los 18. Al entregármela dijo “Tu madre siempre dijo que tú debías tener un gato a esta edad, una mascota que te recuerde que ahora eres una adulta y tienes responsabilidades, y un amigo que depende de ti tanto como tú dependes de él, ella siempre pensó en un gato, porque los perros eran para niños y los gatos pensaban junto a sus amos, aunque yo siempre pensé que ya que ella ya no estaba podría regalarte un perro, pero no sé como cambié de opinión en la tienda y terminé con un gato en la caja de regalo
Mi padre no suele cambiar de opinión, y a mí tampoco me gustaban mucho los gatos hasta que la vi,(mi gata anterior no cuenta porque era de mi madre), así que supongo que lo mismo le pasó a él, vio los ojos inteligentes y audaces de esta gata y no pudo resistirse.
Luisa evaluó mi cara con cuidado y decidió que seguía enojada conmigo, así que se fue a acostar a su cama mientras yo preparaba mi cena.
Esa noche me costó mucho irme a dormir, estaba tan ansiosa que no podía dormir. Me di mil vueltas, me tome un vaso de leche, leí, recién como a la 1 de la madrugada logre conciliar el sueño, estaba esperando mi misión, ansiosa, anhelante.
Como era de esperar, me encontraba de nuevo en el limbo, me pregunte si podría volver a soñar como la gente normal de nuevo alguna vez, aunque he de admitir que el limbo era mejor, al menos los atuendos místicos eran geniales.
A diferencia de las veces anteriores, podía controlar 100% mis acciones, saltar, correr, tocar la cortina de nubes; ahí descubrí que efectivamente eran nubes, podía tocarlas, sacar pedacitos y tirarlas sobre mi cabeza como burbujas de baño, pero con la textura del algodón de dulce, cuando estaba a punto de probar una de un bocado escuche una risa...
- Pareces un niño en un parque de diversiones
- Siempre apareces de la nada?
- Había un documental muy bueno en la tele, así que me demore en evocar el sueño-
-  Yo daba vueltas tratando de dormir y tu veías televisión? – Así que por eso no podía dormir!
- No me culpes, no pude resistirme, ya casi no hay buenos programas- No pude discutir eso, la televisión cada día tiene programas más basura, realities estúpidos y chismes de gente que a nadie le importa- Supongo que quieres conocer tu misión, por eso no pudiste quedarte en la cafetería hoy no?-
-  Cómo sabes todo lo que hago, no era que tú también tenías tu vida?
- Si, pero es parte de mis tareas vigilarte, soy tu guardián lo olvidas?, pero tranquila, no va a ser para siempre, es mientras estas en entrenamiento, como eres Áso̱toi gio, hay mucho que no sabes, no es como que seas de aima, si lo fueras esto sería mucho más rápido
- Y volvemos a las explicaciones que no explican nada, pensé que habíamos pasado esa etapa!
- Ves que va a tomar tiempo- me miró con cara divertida, como cuando le explicas algo a alguien y te acuerdas que esa persona no vio las bases de lo que estabas explicando, así que por más que le expliques no va a entender nada- Áso̱toi gio  se les dice a los que no son alfiles o guardianes de sangre, los que puede que mucho tiempo atrás hayan tenido un pariente perteneciente al limbo, pero la tradición se perdió en el camino, o fueron desterrados. Te explico, cuando un Alfil o Guardián no cumple la ley estos son desterrados, y su familia castigada por generaciones, y la bendición solo regresa cuando el nuevo miembro no sabe lo que es y puede regresar con una nueva bendición, Áso̱toi gio  significa “El hijo prodigo” en griego, aunque claro, no es la definición 100% correcta, y como a nadie le gusta decir las dos palabras, a los alfiles y guardianes aislados se les dice simplemente Agios, y los que vienen de linajes sin castigo, y saben que un día serán Alfiles o Guardianes se les dice Aimas, aima  significa sangre en griego-
-       Eso quiere decir que estoy maldita? – “Genial”, pienso, “Soy un lastre de alfil, si esto fuera Hogwarts sería una sangre sucia”
-       No estás maldita, tu eres la prueba de que tu familia ha redimido, hay familias que nunca tienen la bendición de vuelta, porque se corrompen- me explicó al ver mi cara de decepción- generalmente los Agios son buenos alfiles, sienten en el alma la necesidad de regresar el orgullo a sus familias, así que prepárate para salvar el mundo-
Después de decir eso me hizo cariño en la cabeza, como cuando tu perro hace algo bueno y le dices “Buen perro!”, me molestó bastante, me deshago de su mano en mi cabeza y le pregunto:
-  Y tú que eres?- asumo que es Aima, pero quiero comprobar algo.
-  Yo soy Aima, mi padre era guardián y su madre antes que eso, solo existe un bendecido entre las uniones de un peón y un jugador, pero cuando los jugadores tienen más de una pareja peón, la regla se aplica a cada primogénito, o sino la población de jugadores se iría al suelo –
Lo sabía!, su cara se regodeó de orgullo al decir que era de sangre, ese orgullo que tiene alguien que trabaja con hijos de presidiarios. Pareció no darse cuenta de mi cara de “Lo sabía!”
-  Es muy extraño, pero pasa… - siguió su monólogo- … que dos jugadores conectan y tienen hijos, en ese caso, todos los hijos de la unión son jugadores.
-  Pero como puede pasar eso si los alfiles y guardianes no pueden verse en persona?
-  No dije que era entre alfiles y guardianes, esto pasa entre alfiles o entre guardianes, ni tú ni yo tenemos restricción de conectar con nuestros equivalentes.
- Y como sé cuando alguien que veo en la calle es un alfil?
- No lo sabes tontita – dijo sonriendo- por eso es que es tan difícil. Y con eso se acaba Historia 101, ahora veamos como estas de iniciativa.
-  Pero aún hay cosas que quiero saber!
-  Todo a su tiempo, pero de verdad necesito que veamos con que habilidades cuentas-
Dijo mientras me miraba como un pedazo de piedra que tuviese que cincelar, arcilla para ser moldeada. A decir verdad me molesto un poco la forma en la que me observaba, era como si esperara que mágicamente me transformase en ninja.
-       Puedo hacer un mokachino increíble!- dije, cuando ya no aguante más su mirada.
-       Eres demasiado impaciente, un buen planeador necesita meditar cada paso- así que eso estaba haciendo!, me estaba probando!, y mi primera misión si va a ser de planificadora!-  Cuéntame, como comenzaste la cafetería?
-       La instalé hace 3 años, con una herencia que me dejo mi madre.
-       Es decir que no fuiste a la Universidad
-       No, no fui- Me miró como si lo hubiese sospechado- Pero no es porque no pudiese, de hecho saque muy buen puntaje en la prueba de admisión, pero quería tomarme un año antes de entrar, así que me fui de viaje.
-       Así?
-       Si, viaje por Europa, Australia, Nueva Zelanda y América Central- Veamos si ahora me mira en menos por no haber ido a la Universidad
-       Eres inquieta, te gusta moverte, tampoco es una cualidad de planificador – dijo en un tono plano.
No había ni un poco de sorpresa en su voz, la mayoría de la gente que me escucha piensa que es asombroso lo que recorrí!.
-       Entonces soy ejecutora, aunque te aviso, suelo ser media torpe- le digo, y sé que aquí viene la parte donde me dice que se equivocó de persona…
-       No podemos descartar nada, hay planificadores que tienen habilidades muy extrañas-
-       Entonces…
-       Termina de contarme como comenzó la cafetería
-       Ok, cuando estaba en Nueva Zelanda conocí a Rafael, el tenía 25 años, nos hicimos amigos e hicimos el retorno juntos, él estaba de vacaciones y era la última parte de mi viaje. Al llegar acá le conté de la herencia que tenía y la idea de la cafetería, como él tenía los conocimientos administrativos y yo la idea general y la estrategia para el negocio dijo que podríamos trabajar juntos. Siempre decimos que yo soy la dueña porque era mi capital, pero en términos prácticos es de los dos.
-       El administraba y tu hacías las estrategias… - Fue lo único que rescató?,  acaso no escucho la historia completa?, Rafael es el cerebro de la operación!, está cortando lo que le interesa parece… – Tú planificabas el futuro de la cafetería, es un comienzo…
-       Entonces no es tan terrible que no haya ido a la Universidad…
-       Ah?...- dijo, como si lo hubiese sacado de un trance- no si eso da lo mismo – dijo relajado- , la mayoría de los jugadores no van a la Universidad, yo me dedico a comprar cosas en el extranjero y traerlas al país, así no tengo un horario fijo, es una coincidencia bastante curiosa en realidad que ninguno de nosotros tiene trabajos con horarios fijos, nos da flexibilidad para las misiones y sustentabilidad para vivir el día a día- claro!, ahora es normal!, hace dos minutos me hizo sentir pésimo! – Así que si puedes armar estrategias, y cómo está tu poder de persuasión?
-       Inexistente si soy sincera, y no me preguntes por como miento, porque me da un tic nervioso en el párpado derecho cada vez que lo hago, en lo único que soy buena es en el sarcasmo y la ironía- si me va a preguntar por cada posible talento mejor decirle inmediatamente lo que yo creo que va a preguntar.
-       Pero al menos hay con que trabajar, eres creativa, alerta, estratégica y sociable, es más de lo que tienen algunos alfiles adultos, y sólo la gente inteligente puede ser  irónica sin ser repelente, no te menosprecies tanto.
Mientras se sienta en una banca (como apareció una banca de la nada!), seguía murmurando muy bajo, como si tratara de armar algo con todo lo que le dije. Mientras lo veía murmurar me acorde de algo que me dijo “como eres Áso̱toi gio, hay mucho que no sabes, no es como que seas de aima, si lo fueras esto sería mucho más rápido” , como no lo vi avanzando mucho en sus murmullos aproveche de preguntarle.
-       A que te referías con que si yo fuese aima esto sería más rápido? – me miró como si lo hubiese sacado de un trance
-       Ah… eso... es que cuando eres aima ya sabes qué tipo de alfil eres, suele ser una característica familiar, entonces no tendríamos que descubrirlo. Ahora con respecto a tus habilidades te voy a dejar una tarea para tu entrenamiento- tareas? - proponte cosas que quieras influir, que se supone van en una dirección pero dalas vuelta, trata de cambiar opiniones en la gente tanto como sea posible -
-       Y como se supone que haga eso?
-       Eso lo tienes que averiguar tu… - miro las nubes como esperando que algo saliera de ahí y dijo- creo que es hora de levantarse, buena suerte Aixza
-       Nos veremos mañana?
-       No lo creo, nos veremos cuando estés lista para tu misión-
Y caminó hacia el bosque de nubes, en el momento que desapareció por la cortina desperté. Ya era de mañana, miré el reloj y eran justo las 8 am. Que hombre más exacto, porque no pasó esto cuando tenía que cumplir horarios!, habría sido mucho más fácil despertar.
Es curioso como mi cuerpo se siente cada vez que tenemos un encuentro, despierto completamente, ya no tengo esa necesidad de seguir durmiendo, ni la constante batalla por salir de las sabanas, es como si estuviese lista para salir corriendo.
Me paso los siguientes días tratando de hacer cambiar a la gente de idea, intentándolo todo, desde cambiar los pedidos de la cafetería, hasta pasearme por grandes tiendas convenciendo a la gente que leve ropa horrible, afortunadamente para esas personas, mi poder de persuasión es deplorable, solo logré agrandar dos órdenes y que alguien llevase una bufanda que no combinaba, si no supiera que cualquiera de estas noches tendré un nuevo encuentro y me asignarán mi primera misión pensaría que no es un mal número.
Cuando trataba de cambiar otra orden – sin buen resultado para mí- se me acercó Tania mirándome divertida y algo extrañada, y me dijo:
-       Qué está pasando contigo?, cada buena orden que alguien pide, tú la cambias por una espantosa, tienes al pobre Javier de los nervios – dice, y apunta hacia la barra donde Javier me mira con cara de “por favor para de sugerir platos que hacemos cada tres meses!”
-       Cómo lo haces? – le pregunto de repente, y ella levantó ligeramente las cejas, como diciendo “hacer qué?”-  como haces que la gente pida siempre lo que tú quieres?
-       Eso es lo que tratas?- y se rió como cuando un niño trata de averiguar cómo detener un autobús- es muy fácil- me dijo – no se trata de hacerlos pedir lo que tú quieres, es hacer que ellos quieran  lo que tú les dices
-       Y eso cómo lo hago? – el autobús no quiere detenerse para mí al parecer
-       A que viene esto?
-       Dime como!, alguien ataco mi orgullo diciendo que no tengo poder de convencimiento – no es exactamente la verdad, pero la conozco, sé que no hay nada que motive más a Tania a enseñar algo que el deseo ajeno de venganza – y no quiero tener que darle la razón!- su cara se iluminó y supe que me enseñaría todo lo que necesitara
-       No tiene gran ciencia en realidad, si ellos piden Café con galletas, tú les dices “El Latte siempre es una buena opción para acompañar los muffins”, mucho cuidado con el tono en que lo dices.
-       Pero eso no tiene nada que ver, no se parece en nada a lo que pidió
-       … exacto!- dijo, y me sonrió maliciosamente – …pero lo que importa es que ellos crean que tú te comerías lo que sugieres…
-       Pero eso es lo que he estado haciendo – reclamo media desesperada
-       No – me dice secamente- … tú has tratado de imponer ordenes, no de cambiarlas, vamos con una fácil- y giró como buscando algo – ves al cliente que acaba de entrar? él con la chaqueta café y lentes gruesos?
-       Si… tiene toda la imagen de pedir un expreso para leer poesía
-       De acuerdo, sugiérele un mokaccino con un brownie – y me miró como desafiándome- pero cuando lo hagas piensa que en vez de decirle eso le estas proponiendo una noche de pasión o algo así, piensa en el tipo de propuestas que un hombre no puede rechazar- y reconocí la cara que ella pone cuando sugiere ordenes, como de travesura y total confianza-
-       Y si está muy seguro de lo que quiere?
-       Ve con confianza!- y me empujo a atender
Efectivamente él quería un expreso y unas galletas, así que pensé en lo que Tania me había dicho recién y le sugerí el mokaccino con el brownie. He de confesar que me dio mucha vergüenza el tratar de imitar el tono que ella ocupa para tomar ordenes, como si fingiese ser alguien que no soy, pero me sorprendió mucho más el que efectivamente pude ver como dudaba, como me preguntaba si los brownies acá eran buenos y lo único que se me ocurrió contestar fue “Haré el mokaccino yo misma” y le sonreí después, pero poniendo énfasis en mis ojos, como tratando de sacarlos de sus cuencas, como lo hacía con Sam… en fin!, resultó!, y él me dijo “Solo si le pones más barquillos” y me regreso la carta sonriéndome.
Sentí una corriente extraña en todo mi cuerpo, una euforia que no había sentido en mucho tiempo, como si alguien hubiese encendido un interruptor que estaba apagado dentro de mí.
Regrese a la barra y le dije a Javier que yo haría el mokaccino y que trajese un brownie, me parece haber visto a Rafael mirando desde la oficina con cara divertida, no sólo Rafael, Tania y Javier se miraron entre ellos y se rieron, francamente me sentí como si todos ellos me hubiesen visto dar mi primer beso… avergonzada pero orgullosa.
Seguí haciendo eso todo el día, y en el fin de semana paso por varias tiendas departamentales tratando de sugerir cosas, los hombres son más fáciles de disuadir que las mujeres, el motivo es  bastante obvio, pero me sentí conforme cuando pude convencer a tres mujeres al hilo de comprar cosas. Mi hermana aún seguía sorprendida de que le pidiese trabajar con ella el día, ella tiene una tienda pequeña en un centro comercial, se dedica a traer ropa del extranjero con un socio que viaja seguido al exterior.
A la semana de mi encuentro con Giles ya me sentía un poco más lista, al menos mi poder de persuasión estaba más entrenado.
Fue un lunes, cuando me fui a acostar y pensé “Hoy me dirá la misión”. No sabría decir cómo fue que supe eso, pero estaba segura. Al momento que cerré mis ojos, no me sorprendió verme nuevamente en el Limbo y encontrarlo esperándome.
-       Entonces estás lista - fue lo primero que me dijo, no era una pregunta, como la mayoría de las cosas que él decía, era una afirmación - Vamos, no es tan fácil como yo creía, y me va a tomar más tiempo darte los detalles -
Me condujo a través de la cortina  de nubes, pero esta vez vi como se formaba una imagen mientras pasábamos, primero era todo celeste con formas y lentamente los colores se iban diferenciando hasta dejar imágenes nítidas.
Llegamos a lo que yo reconocí como un aeropuerto, es más, era el aeropuerto de la ciudad. Por la luz debería ser cercano al mediodía y por la ropa de las personas, aún era otoño, es decir era una fecha cercana. Fue lo único que pude sacar en limpio.
Miré todo detenidamente durante un momento muy largo, esperando que mi cuerpo comenzara a moverse sólo, como la vez anterior, pero nada pasó, no hubo manifestación de lo que tenía que hacer en lo absoluto …quizá no aplicaba cuando yo era consciente de que tenía que hacer algo.
Giles me miro y me dijo.
-       Qué pasa?
-       Nada, es que esperaba que algo pasara, pero aun puedo controlarme- Me miró con cara de pocos amigos  y dijo
-       Que cómoda eres, eso sólo es en la manifestación, ahora tenemos que planear la misión, no dejarla que pase, o sino esto sería muuucho más sencillo- enfatizó en el “mucho” de un tono bastante burlesco-  vamos no tenemos mucho tiempo-
Como si conociera de memoria el aeropuerto caminó por los pasillos y se metió a una de las salas que tenía un cartel en letras amarillas brillantes “Sólo personal autorizado”, ninguna de las personas que ahí estaba reparó en nuestra presencia, subimos por un ascensor hasta el último y llegamos a lo que reconocí como la torre de control, se quedó quieto tras una pantalla y dejó que uno de los encargados hablara:
-       Torre de control a vuelo FT302 con destino a Buenos Aires,  asignada la puerta B19 … -
Giles dejo que la persona siguiera hablando y me tomó del brazo, me llevó de vuelta al piso base del aeropuerto hasta la puerta B19 sin decir una palabra en todo el trayecto.
-       Alguna idea de lo que tienes que hacer?- me preguntó una vez que llegamos a la puerta.
-       Viajar a Buenos Aires?  en lo personal no tengo animo de viajar y aún me queda mucho mate-  Le dije con la voz más irónica que pude, a menos que mi misión fuera caminar por el aeropuerto no tenía la más mínima idea de lo que se suponía que tenía que hacer.- tú qué crees?, no tengo idea!
-       Ok, mira lo que tienes que hacer es  sólo evitar que salga ese avión – Me dijo con una sonrisa de satisfacción en la cara, como si fuera lo más sencillo del universo- bastante amigable tu primera misión no?
-       Sólo eso????, cuándo fue la última vez que hiciste que cancelaran un vuelo!, estás loco!, no hay forma en que pueda hacer eso sin que parezca que estoy detrás de un atentado terrorista- y comencé a hiperventilar – cómo se supone que haga eso!!
-       Jajaja, no si es broma!!, no tienes que evitar que despegue, jajaja- Y comenzó a afirmarse el estómago mientras se reía escandalosamente, al parecer mi guardián es algo bipolar… – Jajaja, mi papá tenía razón, casi te desmayas!!, hubieras visto tu cara– cuando dejó de reír,  tomó aire y continuó- eso era sólo para ver el vuelo, ahora mira, vez a ese caballero con impermeable café y sombrero – apuntó hacia las bancas donde la gente esperaba para abordar.
-       El que está hablando por teléfono?
-       Sí, lo que hay que hacer es evitar que él no suba al avión.
-       Eso es un poco más sencillo que evitar que el avión completo se quede en tierra- respiré aliviada, él tenía razón, casi me desmayo, aunque no sé si eso sea posible en el Limbo, supongo que si me desmayo acá despertaré en el mundo consciente, o quizá no…- alguna información acerca de él, aparte de que estará en la puerta B19 el … un minuto, que día va a pasar esto?
-       Tranquila pequeña saltamontes, ahora viene la segunda parte de la información-
Caminamos hasta la entrada del aeropuerto y cuando salimos comenzó a pasar algo muy extraño, fue como si el mundo comenzará a ir al revés, la gente caminaba de espaldas, los autos también, el agua subía en vez de bajar “Esta retrocediendo el tiempo” pensé.
-       No te asustes, vamos a dar un salto- me dijo afirmando mi mano fuertemente.
Acto seguido nuestro entorno se difuminó por completo, vi pasar el día hacia atrás como un salto el híper espacio en Star Wars, todo muy rápido hasta que cuando comencé a maréame ser detuvo. Llegamos a una oficina en la zona financiera de la cuidad, por el olor a café y el tono del cielo asumí que  quizá era el mismo día pero mucho más temprano, cerca de las 9.
Aparecimos en la puerta de la oficina, frente a la secretaria que hablaba por teléfono, miré a Tuto y él me hizo un gesto con  la mano como para que escuchara lo que estaba diciendo.
-       … buscarlo, si, esa es la dirección, su vuelo sale a las 12.30, así que tienen que pasar por él a las 10. Le repito: Néstor Cienfuegos, móvil 9 2384546,.. Ahá, si, no, si, es martes, martes 25-
Me di cuenta que ella parecía no vernos, comencé a mirar la oficina, habían varias revistas en la mesa entrada, pero ninguna que pareciera entregar una pista de donde estábamos.
Mire a Giles esperando su aprobación, pero mi miró como expectante, como si quisiera saber que iba a hacer yo ahora. Sin esperar una respuesta clara me aproxime hacia el escritorio de la secretaria.
Cuando estaba casi a su lado, ella se movió, pareció notar algo extraño, pensé que se giraría a verme, pero sólo se tomo el hombro. Miré a Giles y sólo moduló “No la toques”.  Siguiendo su instrucción me moví alrededor del escritorio hasta que encontré un tarjetero, en las tarjetas decía “Cienfuegos Ltda. Exportadora de Fruta”. Traté de memorizar la dirección y caminé de vuelta hacia Giles sin tocar nada. Cuando llegué a su lado tomó mi mano nuevamente y me llevó al pasillo.
-       Crees que necesitas más información?-
-       La verdad es que no- dije calmada, con un nombre, una dirección y una fecha algo debía ser capaz de hacer, no?- mañana estaremos a 10 así que si es el 25 de este mes, me quedan dos semanas para planear algo-
-       Muy bien, volvamos al limbo.
Comenzó a caminar y giro su muñeca derecha como atrapando algo, en ese momento comenzó a difuminarse todo y lentamente aparecimos en el limbo.
-       No creo que sea necesario que nos veamos hasta después de tu misión, debes ser capaz de trabajar sola.
-       Porqué no puede subir al avión ese hombre?, no veo como afecta el equilibrio que él viaje o no… - Le pregunté directamente, porque no tiene ningún sentido el evitar que viaje.
-       Todo tiene un motivo, es la ley principal para nosotros, tanto alfiles como guardianes deben entender eso, todos los sueños significan algo y todas las cosas pasan por algo. Tengo nociones de porqué él es importante, pero no de porqué no puede subir a ese avión…, supongo que lo averiguaremos después.
-       A que te refieres con que todos los sueños significan algo?
-       Ya esta amaneciendo, analiza tú misma el porqué todos los sueños significan algo, nos vemos cuando termines tu misión.
-       Qué pasa si fallo?- finamente pregunté, esa duda me tenía un poco estresada.
-       Tienes que ser positiva Aixza!, Nos vemos.
Y desperté…

No hay comentarios:

Publicar un comentario